Lo Cotidiano

Música, música por todas partes, música a todas a horas.

El habitante de esta vivienda tiene una obsesión, y todo en su vida gira en torno a ella. Tiene incluso, de alguna manera, condición de religión.

Necesita altas dosis de inspiración para dar satisfacción a todos los requerimientos que esta obsesión le exigen, e incluso por ella ha sido capaz de cambiar sus hábitos, dándole la vuelta a cuando realiza sus actividades.

Vivir de noche, Dormir de día.

Disfruta de la tranquilidad de la noche y de la inspiración que le provee la luna, para poder componer todas las melodías que le mantienen vivo. Pero el es consciente de que la luna necesita un entorno determinado para maxificar las sensaciones que le producen.

Naturaleza, bella naturaleza.

Luna junto con naturaleza, así alcanza este habitante los mayores momentos de inspiración.

Es por ello que se debe construir un espacio que cumpla con todas las necesidades de este habitante.

La vivienda se organiza por dos módulos separados por un estrecho pasillo a cota de calle, que, sin embargo, por debajo (cota a la que se sitúa realmente el espacio interior de la vivienda) están conectados totalmente.

El primer modulo responde a la primer necesidad, usando una sección de planos cóncavos, inspirada en la filarmónica de Berlín, para mejorar la acústica del espacio.

El segundo módulo responde otra necesidad, generando una sección en este caso de planos convexos, sobre los cuales se dispone esta naturaleza desde la que visionar la luna y recibir esta inspiración tan necesaria.

Y entre ellos un espacio que se va adaptando para genera esos espacios lucidos o sombrios que respondan a estas necesidades en la dualidad dia/noche.

La propuesta se plantea como la generación de una vivienda para una persona de hábitos nocturnos, que pasa sus horas del día descansando.  Entre sus actividades cotidianas se encuentra su trabajo, músico, para el cual necesita un espacio adecuado y un espacio de inspiración, la cual encuentra en entornos relacionados con la naturaleza. Es por ello que la propuesta se organiza en torno a dos cuerpos que se elevan por encima de la cota de la calle, a primera vista sin relación más que la de estar enfrentados pero con conexión total por debajo de la cota de la calle, donde se crea un espacio de 3 metros de altura mínima. El primer cuerpo, se dedica a uno de los accesos y al espacio de trabajo del habitante. Por ello, este espacio presenta una sección de planos cóncavos, inspirada en la filarmónica de Berlín, para mejorar la acústica del espacio. Este espacio se sitúa de tal manera que intenta evitar la entrada de luz durante el día mediante su orientación, manteniendose la mayor parte del día (sobre todo las de mayor intensidad de luz) en sombra. Sin embargo por la noche, se intenta maximizar la cantidad de luz desde fuera (luna, la luz propia de la ciudad, etc) mediante  grandes ventanas que ocupan casi toda la sección de los planos. La habitación se cierra a esta gran cantidad de luz generada en la casa durante el día, a través de un estrecho pasillo, generando un espacio de máxima oscuridad durante el día para posibilitar un buen descanso. En el espacio central de este cuerpo se sitúa una sala de estar, unida a una cocina, que adapta su espacio a los planos existentes. Por último, la envolvente de este cuerpo, a la que se accede desde dentro de la vivienda a traves de una escalera, esta  formada por planos convexos para maximizar la superficie, y se dedica a albergar naturaleza, con una doble intención la de buscar una auto-suficiencia, generando una naturaleza que contenga frutos y la de generar un espacio con una sensorialidad especial. Para ello se genera una sección diferente cada metro para, rebajándose en altura, poder ser un espacio utilizable, donde el habitante se sitúa en determinados momentos para una mayor inspiración. A este espacio es posible acceder desde la calle también por un pequeño pasillo. La sección necesaria para albergar esta vegetación se reduce a lo mas mínimo, utilizando un sistema inspirado en el utilizado en el jardín vertical del Caixa Forum en Madrid, que permite la no utilización de tierra, ya que las vegetación se adapta al forma existente, que es la que le proporciona la humedad con el sustrato necesario para sobrevivir. Esta compuesto, por una estructura portante de acero que sustenta una lámina de PVC y un fieltro de poliamida. Areas Maqueta en la que se estudia la forma/envolvente que conforma el espacio de inspiración, mediante la variación de las sección original Módulos usados en el estudio