1. Axonometría

2. Alzados

3. Plantas

4. Esquema

5. Secciones

6. Narración de lo cotidiano.

La inquilina de esta casa destaca por su adicción a las compras y a la moda. Su mundo se compone de objetos materiales (ropa, zapatos, bolsos…). Se trata de una mujer que tiene la costumbre de compartir sus nuevas adquisiciones con sus amigas, también adictas a la moda. Su obsesión por que todo lo suyo sea visto es otra de sus características. En definitiva, le gusta ser vista.

Por tanto, la propuesta de entorno doméstico gira entorno a estos dos aspectos: la idea de una exposición permanente de moda, y la idea de que se pueda percibir desde el exterior. En este caso, se ha optado por un sistema por adición de elementos verticales exentos que se articulan en torno a un núcleo de comunicación vertical. Este núcleo es el que dota de acceso a todas las estancias a través de un pasillo distribuidor en forma circular. Este esquema se multiplica por dos para dar cabida al programa de actividades que la inquilina requiere.

Para establecer formalmente estos elementos verticales se ha establecido una malla hexagonal, ya que la parcela establece unas restricciones que esta forma es capaz de solventar. De este modo, en la última planta sótano se disponen las actividades que requieren de un mayor aislamiento acústico, como puede ser la audiovisual. En la planta sótano -1 se disponen las zonas de estancia comunes y zonas húmedas (baños y cocina), de manera que es posible visualizar todas estas estancias a través del acceso a la vivienda (situada en planta baja). Por último, la zona de descanso de la inquilina se sitúa en la planta primera. La fachada, de vidrio, se piensa como un gran vestidor-expositor donde la inquilina muestra toda su colección, de manera que se puede cambiar cuando se desee.