HISTORIA DE LO COTIDIANO

El coche como activador de la vivienda

La vivienda que se propone está organizada en tres zonas que se relacionan entre sí para generar todas las situaciones que el habitante pueda imaginar. Así tenemos la zona de generación de energía, que es la que permite el movimiento de la zona pública variable y por último las zonas privadas que están en continuo diálogo con la parte pública. De esta manera, estos espacios pasan de ser privados a convertirse en una especie de lugares públicos, semipúblicos…

Las tres zonas privadas permiten realizar las acciones básicas de una vivienda: por un lado tenemos un espacio dedicado al descanso y al baño situado en la zona más alta (cota +7.2), otro espacio que sería la zona de preparación de alimentos y comidas colectivas situado en continuidad con la fachada vecina y a una cota de +4.3 metros, y por último tenemos una zona de almacenaje y baño situado a nivel de calle de carácter más público para evitar que los invitados tengan utilizar el baño situado en la cota +7.2.

A parte de estas tres zonas privadas, se plantea que dos de las plataformas variables puedan llegar hasta el suelo y de esta manera sirvan a modo de núcleo de comunicación vertical para no tener mover la posible situación que se hubiese generado con las otras plataformas.

Imagen con movimiento (GIF)

El motor fundamental de la vivienda es la energía. Se trata de un lugar autosuficiente ya que consume la energía que produce. Se utiliza el peso del coche para generar la energía neumática que se requiere en cada una de las situaciones. Con un pequeño movimiento del coche para variar la superficie de apoyo se consigue que el nivel de energía se pueda adaptar y provocar un cambio en la zona de arriba. De esta manera, la presión del aire es mayor o menor según se requiera. Estas superficies donde se apoya el coche están conectadas a cada uno de los elementos telescópicos para permitir sus movimientos.

Esquemas secciones zonas privadas

Una de las cosas que se buscaba al definir cada uno de los lugares privados era que la planta y la sección se relacionasen de manera que se llegase a confundir cuándo era una planta o una sección.

Una vez planteada esta condición, pasamos a definir cada uno de los espacios según las situaciones que queríamos que se produjesen. La zona de descanso y baño se define como dos módulos cubiertos de distinta altura y con un espacio entre ellos descubierto, siendo la ducha el elemento que conecta los módulos. De esta manera, la ducha es un elemento continuo interior-exterior de casi 6 metros de longitud. El espacio central puede ser usado tanto como ducha exterior en verano, o zona de descanso al aire libre…

En el módulo de descanso se plantean una serie de huecos en los cuales, el de la fachadas Este me sirve como despertador gracias a los rayos del sol, el de la fachada sur me permite tener un espacio confortable en invierno, y el de la fachadas norte situado un poco más bajo me permite tener vistas del resto de la ciudad. En la zona del baño también se plantea un hueco para que en invierno no te dé pereza quitarte la ropa y te puedas duchar mientras te da el sol.

Además, el elemento que a media altura que tapa la zona de descubierta es abatible, consiguiendo relacionarse con las plataformas variables cuando estas se mueven.

El siguiente de los espacios privados es la zona de preparación de alimentos y comidas colectivas. Este espacio se plantea como una posible extensión de la zona pública variable para posibles reuniones o comidas con un gran número de personas. Cuando el espacio está cerrado, permite seguir utilizándose la zona interior y además aprovechar el plano de fachada de 4×3 metros que tiene una ligera inclinación para proyectar películas, partidos de futbol.

La última zona privada es la parte de almacenaje y baño más vinculado con los invitados y la zona pública. Esta parte se sitúa a nivel de calle en el fondo de la parcela y permite almacenar todos los elementos de la vivienda móvil. La cubierta de este espacio se configura como un gran sofá desde el que ver las proyecciones audiovisuales proyectadas y todo lo que pueda estar ocurriendo en el centro de la acción.

La planta baja que conecta con la calle directamente es una planta prácticamente libre donde únicamente encontramos los soportes de las plataformas móviles, las superficies de comunicación y la zona de almacenaje.

Las plataformas móviles empiezan a una cota de 2 metros con respecto al nivel de la calle, que es la medida de los soportes telescópicos. Estas plataformas no ocupan la totalidad de la parcela y dejan libres la huella de las zonas privadas, consiguiendo con ello que a nivel de calle no tengamos un espacio oscuro y que no invite a ser usado.

En las secciones se muestran tres de las situaciones que se plantean para usar la vivienda. La primera es una situación donde se pueden practicar acciones más físicas, con más movimientos y que requieren más espacio, en este caso tirar unos tiros a canasta. La segunda de las situaciones se trata de utilizar el plano del espacio privado como soporte para las proyecciones audiovisuales. Esta situación puede ser tanto cubierta como descubierta según se requiera. La tercera situación que se plantea es una comida colectiva donde el espacio privado se conecta con las superficies móviles para generar una mayor superficie. Simultaneamente pueden estar ocurriendo otro tipo de situaciones tanto en la parte de abajo como en las superficies de arriba. Para moverse de una plataforma a otra que esté a distinto nivel se puede hacer o bien saltando, trepando o a través de las plataformas de comunicación si el desnivel es muy grande.

Propuesta por capas

Situación 1

Situacion 2

situacion 3

Maquetas de trabajo

Anuncios