El proyecto del High Line de Nueva York es, ante todo, un proyecto de regeneración urbana. Se plantea la transformación de una infraestructura urbana inutilizada en un sistema de áreas verdes y equipamientos conectando tres barrios de Nueva York. Se consigue así un parque en altura que entrega unas vistas privilegiadas al ciudadano.

 

Las tesis del mundo del Hip Hop que asocio a este proyecto con las siguiente:

– La calle y todo lo que hay en ella es susceptible de ser apropiado.

– Todo se manifiesta en el contexto urbano.

– Improvisación. Ciudad en constante cambio

– Necesidad de colectivo.

 

Ante todo, el proyecto supone la reutilización de un espacio urbano. Se consigue reutilizar y sobretodo revitalizar un elemento en desuso. Al igual que los grafiteros consiguen cambiar los usos, aspecto o visión de los elementos del mobiliario urbano o de paredes públicas.

Se actúa sobre lo que hay para expresar/construir algo nuevo. Es fundamental la idea en que se basó el proyecto en todo momento: KEEP IT. Con este eslogan se planteaba la necesidad de mantener la vegetación autóctona existente que había crecido en las vías durante los años de inactividad y que se había convertido en la misma imagen del elemento urbano.

Así, uno de los principales aciertos del proyecto ganador fue la incorporación de piezas de pavimento que se “abrían” a la vegetación y la abrazaban, conviviendo con ella.

La ciudad en constante cambio está claramente explicitada en este proyecto. Desde su inauguración en 1800 como una vía de transporte de mercancías cotidiana hasta el nuevo proyecto, la vía ha experimentado variaciones de forma, cambios de cota y de función, evidenciando la vida de lo urbano y sus transformaciones reflejadas en la variación de uno de sus elementos.

Otro de los aspectos más relevantes del High Line fue la participación ciudadana. A través de fundaciones para su conservación se logró generar el concurso para el proyecto, siendo los propios habitantes los gestores y los encargados de la recaudación de gran parte de los fondos. Se trata de un proyecto urbano y colectivo, que desde su experiencia y convivencia con el lugar actúa como jefe o juez de la actuación.

 

Esquema:

Se plantea como elemento principal del esquema la sección. Se ha dibujado a ambos lados de la sección los dos usos distintos que plantea el proyecto. A un lado el uso histórico y a otro el actual. Se representa el paso de las vías del tren al parque urbano en altura con áreas verdes para el paseo y el descanso.

La integración de las vías del tren dentro de la nueva sección, sin eliminarlas ni tampoco la zona verde de vegetación autóctona es el eje fundamental del esquema. La vía queda semienterrada en la zona verde que toma protagonismo sobre ella, dejándola prácticamente invisible.

 

Detalles:

La vegetación coexiste perfectamente con la nueva actuación gracias al pavimento.

El diseño de este permite el crecimiento de la vegetación natural sin alterar la imagen característica del High Line.

La nueva sección incorpora perfectamente las antiguas vías del tren en sus zonas verdes.

Quedan literalmente embebidas por ellas cediéndole el protagonismo al nuevo uso.

Anuncios