Uno de los elementos más característicos de los ciervos son

sus cuernas. El ciervo común (cervus elaphus o ciervo rojo)  se caracteriza porque cada año regenera su cornamenta, aumentando y fortificándola con el paso de los años.

 

 

Me interesan las cuernas (no cuernos, porque cambian anualmente) porque para los ciervos implican , por un lado, ser su referencia frente a otros machos y a las hembras. Una gran y desarrollada cornamenta sirve a los machos para ganar las batallas por las hembras, incluso muchas veces sin tener que luchar. Por otro lado, la cornamenta del macho constituye por sí misma un símbolo de la posición o jerarquía que guardan los machos dentro de la población a la que pertenecen; y su tamaño y masividad están directamente asociados a su edad y fuerza física.

Así pues, me interesa el mecanismo de las astas o cuernas del ciervo por su relación con las siguientes tesis del mundo del Hip Hop:

– La competición como evento social.

– La autosuperación para sobrevivir.

– El enfrentamiento como modo de vida.

Ciclo anual de las astas

La autosuperación se entiende como el desarrollo progresivo que experimenta la cornamenta del ciervo a lo largo de los años. A partir de la pubertad (aproximadamente 18 meses) empiezan a crecerle las cuernas, las cuales cada año se regeneran formando un cuerpo óseo mayor y más ramificado.

El ciclo anual se inicia en mayo, intensificándose el proceso en los meses de junio y julio y terminando el ciclo del crecimiento en septiembre aproximadamente.

El mecanismo de crecimiento viene determinado por una piel muy delgada y contextura similar al terciopelo que recubre las astas durante los 100 ó 120 días que dura el desarrollo. Se le denomina comúnmente  “terciopelo” por esa textura que presenta.

Este “terciopelo” protector que cubre las cuernas está fuertemente vascularizado, además de contar con numerosos cartílagos y tejido nervioso. Su función es la de proteger la cornamenta así como dotarla de los minerales necesarios para su crecimiento.

El crecimiento de las cuernas es muy rápido, pudiendo llegar incluso a alcanzar valores de 1/2 pulgada por día. Parten del pedículo, que es una estructura ósea anclada a la parte frontal del cráneo.

Una vez ha terminado el crecimiento y las astas han endurecido mediante un proceso de mineralización (calcificación y osificación endocral) el ciervo se dispone a arrojar el terciopelo quedando la cornamenta osificada al aire. Se frotan contra los árboles y arbustos para eliminarlo. Es un proceso rápido que dura 1 ó 2 días.

Época de berrea

Una vez el ciervo es adulto (más de 3 años) y se ha desarrollado completamente su cornamenta, se inicia la época del año que se caracteriza por las batallas entre machos.

Es la época del apetito sexual, en la que los machos se separan de los rebaños y luchan entre sí para luego poseer a las hembras. Un mayor desarrollo implica mayor número de puntas y mayor tamaño, aumentando sus opciones de victoria.

Las cuernas del ciervo supone, además de su elemento de batalla, un elemento de exhibición en la época reproductiva.

Alzado y planta.

Evolución del ciclo anual de crecimiento de las cuernas.

Axonometría de la evolución.

 

1.Vista de una cuerna semidesarrollada, Recubierta de terciopelo.

2. Cuerna desarrollada desprovista de la protección . Cuerpo osificado desarrollado.

 

Detalle de la protección de “terciopelo”.

Anuncios