Momentary City

CR Land Hefei Dongdajie Sales Pavillion

Los proyectistas describen la ciudad de Hefei como un momento de paso en su incesante marcha hacia el futuro. Por esto la llaman “ciudad momentánea”. El edificio, que alberga servicios comerciales (recepción, área de exposición, oficinas y administración), no ha sido concebido como un lugar de venta, sino como un pabellón expositivo, una instalación temporal que va cambiando bajo la influencia de los cambios del contexto.

Nuestra naturaleza es el existencialismo

Mediante este proyecto se trata de diseñar un lugar que transmita paz y tranquilidad para el “alma” de las personas. Se filtra el ruido y el polvo del mundo exterior, pero se mantiene la luz y la sombra, el agua y su movimiento, el viento y sus sonidos, las plantas y su aroma, una serie de fenómenos momentáneos que para crear una memoria eterna.

La ciudad mod se conforma de atmósferas sensitivas (susceptibles de ser potenciadas por las drogas)

Su planta es irregular, un espacio abierto en el que se juntan patios desde los que es posible ver el exterior, ambientes filtro en los que son visibles los movimientos de la edificación. La naturaleza ha sido llevada al interior recreando pequeños jardines con arbustos y plantas que gracias a los revestimientos de red de acero corten y fibra de vidrio, son también visibles desde el exterior, continuando el impulso de la visión y la ambigüedad que deriva de ello. Por esta razón a los visitantes no les parece estar ni fuera ni dentro: atravesando el pabellón, se encuentran físicamente en un interior, pero la percepción de lo cerrado es falseada constantemente por la visión del exterior que se introduce en el interior, interrumpiendo también el goce de la arquitectura espacio regular y definido.

La ciudad mod se compone de materiales tangibles y emocionales

Las paredes de revestimiento del pabellón son el elemento más artístico del proyecto: las fachadas dirigidas al sur están constituidas por una malla de acero y por otra de fibra de vidrio, que tienen tramas diferentes que al superponerse aumentan la incertidumbre de la visión. Hacia la calle el material sintético incoloro dialoga con la estructura de acero corten y el bonito rojo oscuro que desarrolla cuando es expuesto a los agentes atmosféricos; en el interior, los suelos y las paredes blancas “incoloros” ponen la atención en los techos chapados de bambú. El complejo proyecto de las fachadas encuentra su confirmación en la planta, legible a través de la trama de las superficies horizontales: los suelos blancos, los falsos techos de madera, el jardín y la piedra que señala la entrada, en correspondencia con el fuerte diseño del portal de corten.

El diseño de los patios es la base de una lógica interna que informa a la transición de los espacios. La luz del sol llega a los espacios interiores, directa o indirectamente a través de las claraboyas de la pared norte. La luz hace del espacio y el tiempo inseparables. Con el cambio de luz durante el día y las estaciones, los espacios adoptan diferentes expresiones. Ellos plantean si tal vez  estos cambiantes e irremplazables momentos son la definición precisa de la eternidad.

Anuncios