Para la forma natural he escogido la esponja de mar. Lo que me interesa de las esponjas de mar es su sistema acuífero. Han desarrollado un sistema de filtración con poros, canales y cámaras.

Esto correspondería con la tesis de la subcultura gótica :entre el cielo y la tierra siempre hay un filtro de nubes. En este caso, las esponjas filtran agua, pero yo podría usar ese método para filtrar la luz. Es decir, una serie de elementos que sean capaces de modificar su función dependiendo del nivel de incidencia de luz que yo necesite.

Las esponjas o poríferos (Porifera) son un filo de animales invertebrados acuáticos que se encuentran enclavados dentro del subreino Parazoa.

La forma corporal generalizada de estos animales es la de un “saco” con una abertura grande en la parte superior, el ósculo, que es por donde sale el agua, y muchos poros más o menos pequeños en las paredes, que es por donde entra el agua. La filtración del alimento se produce en la cámara interna del animal, y es llevada a cabo por un tipo celular especializado y único de los poríferos, los coanocitos.

El método de filtración:

En el interior de la esponja el movimiento de los flagelos de los coanocitos fuerzan la entrada de agua al atrium través de poros que atraviesan la pared corporal. Los flagelos están dirigidos hacia el atrium y provocan corrientes de agua gracias a movimientos que, aunque no son coordinados en el tiempo, sí lo son en la dirección.  Posteriormente el agua cargada de partículas (bacterias, fitoplancton y materia orgánica en suspensión) atraviesa las microvellosidades, donde queda atrapado el alimento que será después fagocitado.

Dibujos:

– Las distintas capas de la esponja

– Filtración del agua a través de los poros

– Sección coanocito.  Filtración del alimento

Anuncios