Residencia Malin, “Chemosphere”, Hollywood, California, 1960

John Lautner fue un influyente arquitecto de Estados Unidos, cuyo trabajo en el sur de California combinó la ingeniería con el diseño humano y un dramático estilo de la era espacial.

Fue considerado “el hogar más moderno del mundo construido”. La Residencia Malin constituía la visión científica estereotipada del futuro hecho realidad. Se construyó para el cliente Malin Lautner, un joven inge­niero aeronáutico. El diseño de la residencia fue un reto para la ingeniería debido a su situación sobre una pendiente de cuarenta y cinco grados en una región propicia a sufrir terremotos. La casa, conocida con el apodo de la “Chemosphere” se erige 30 pies sobre la ciudad de Los Ángeles simulando un platillo volante.
Lautner aprovechó la amplia imaginación del cliente y rechazó los dos métodos comunes que había para construir casas en terrenos con pendiente difícil. Lautner diseñó una planta octogonal apoyada sobre una sola columna de 30 pies, dejando intacto el entorno natural.
Vigas de acero se disparan desde la columna para apoyar el piso de la casa. La columna no es el elemento que sostiene el techo, ni siquiera continua hasta en el interior de la misma. El interior de la casa es un espacio diáfano sin columnas.

El lado norte de la casa contiene los espacios públicos, tales como la sala de estar, cocina y comedor y, el lado sur, frente a la colina, posee cuatro dormitorios y un baño. En el punto más alto de la casa, donde tendría que haber ido el final de la columna, Lautner colocó una claraboya circular con el fin de proporcionar la iluminación en la parte más profunda de la casa. En relación con esta claraboya hay una chimenea, que da a la sala de estar. Las ventanas se colocaron a lo largo del perímetro de la casa.
La estructura resistente es de acero y madera, y el techo se mantiene con pórticos curvos de madera laminada. Estos materiales fueron elegidos debido a que se sitúa en zona sísmica. La casa ha resistido huracanes e inundaciones, lo que demuestra el éxito de su estructura.
La futurista Chemosphere, con apariencia de “ovni” rápidamente llamó la atención de la industria de Hollywood y la casa ha aparecido en varias películas.

Las tesis que quiero resaltar en la elección de este proyecto son las siguientes:

– La inexistencia de límites, tanto en la innovación en la estructura de una vivienda, como en la libertad de movimiento que se genera en su interior.

– Y la adaptación al entorno, de modo que no influye que la casa esté situada sobre una colina; también lo podría estar en una superficie totalmente lisa.

La planta octogonal de la Chemosphere, queda dividida mediante triángulos isósceles. Cada uno de estos triángulos conforma una habitación independiente. Tres de los cuatro dormitorios ocupan totalmente dicha superficie, mientras que el último ocupa solo la mitad.

El salón, el comedor y la cocina, aunque sí que se pueden localizar en distintos triángulos, no poseen una separación física que aísle un espacio de otro. Sin embargo, la cocina posee un mueble atravesado que permite una pequeña separación.

Las zonas de noche y las zonas de día se reparten de igual forma; es decir, cada una ocupa la mitad de la planta. Esto permite que la zona de cocina, salón, comedor permita el movimiento en su interior: tanto en la disposición del mobiliario como en las distintas posibilidades de movimiento del usuario.

La tesis referente a la inexistencia de límites queda ejemplificada dado el aporte tecnológico y estructural que supuso este proyecto, dadas las dificultades técnicas anteriormente mencionadas, como son la pendiente y la zona sísmica en la que se encuentra.

Por último, la adaptación al entorno es primordial. La Chemosphere no influye en el espacio en el que se sitúa, es decir; su estructura se incorpora a él sin modificar la pendiente y permitiendo el crecimiento vegetal a su alrededor. Al igual que ocurría en el parkour, los traceurs adaptaban su movimiento al espacio que iban a recorrer, no lo contrario, que sería construir una serie de obstáculos en función del salto que quisieran hacer.

Ejercicio anterior:

La casa Chemosphere, cuenta con una innovadora estructura que le permite insertarse en mitad de una pendiente en una montaña sin modificar su alrededor de ninguna forma. El interior de la vivienda se resuelve de manera que todo se encuentra al mismo nivel y hay gran libertad de movimeinto, dado que toda la superficie está encerrada en el interior de un octógono regular.

Las tesis que quiero resaltar en la elección de este proyecto son las siguientes:

– La inexistencia de límites, tanto en la innovación en la estructura de una vivienda, como en la libertad de movimiento que se genera en su interior.

– Y la adaptación al entorno, de modo que no influye que la casa esté situada sobre una colina; también lo podría estar en una superficie totalmente lisa.

Anuncios