La piel que he escogido es la que sirve de creación de la Bola Mágica. Las tesis que se reflejan en este plegado de papel son las de ciudad tridimensional, moviemiento = arte, la inexistencia de un límite y la adaptación al espacio.

Este origami se crea a partir de un rectángulo, de base a y altura a/2; es decir, un lado es el doble que el otro.

– En primer lugar se deben crear cuadrados.

– A continuación, se formarán cuadrados a partir de 4 más pequeños, de forma que la segunda fila esté desfasada un cuadrado pequeño respecto a la primera. La tercera coincidirá con la posición de la primera, y así sucesivamente.

– En cada uno de los cuadrados grandes debe aparecer sus dos diagonales.

– Una vez se haya doblado toda la superficie, solo hay que plegarlo según lo indiquen los trazos.

El plegado que se produce puede adaptarse a cualquier tipo de superficie, ya que permite un movimiento muy flexible sin que por ello se pierda la forma o se rompa el papel.

Carece de límite en cuanto a tamaño debido a que los cuadrados pueden agrandarse o empequeñecerse tanto como se desee y siempre existe la posibilidad de unir varias piezas.

Y, por último, responde a las tesis de ciudad tridimiensional y movimiento = arte por las formas y picos que se producen, además de las distintas apariencias y efectos que provoca la dirección en qué incide la luz sobre este tipo de origami.