El proyecto posterior de 1978 es el Ecoboulevar de Vallecas, de Ecosistema Urbano

“El espacio público es un espacio de todos, que debe funcionar como soporte para múltiples actividades y acontecimientos, más allá de todo aquello planificable; un espacio donde el ciudadano pueda actuar en libertad y en el que tenga cabida la espontaneidad. La propuesta trata de compensar la falta de actividad, y surge a partir del interés por solucionar el problema desde el primer momento, siendo conscientes de que el mejor acondicionamiento para un espacio público sería un arbolado suficientemente denso y de buen porte, material con el que no se puede contar hasta dentro de unos quince o veinte años.

Se opta por una estrategia de concentración, que interviene y acondiciona áreas concretas, sirviendo así como germen de un proceso regenerador del espacio público. No pensamos que sea necesario un edificio, sino un lugar para los ciudadanos, cuya forma venga definida por la propia actividad de cada momento.”

 

Tres pabellones o árboles de aire funcionan como soportes abiertos a múltiples actividades elegidas por los usuarios.

 

 

 

 

 

Las tesis escogidas son:

-Manifestación en el contexto urbano.

-Ciudad compacta.

-La calle como lugar de reunión.

 

 

Se crea como lugar de reunión en el contexto urbano, con estrategias de participación que promueva la actividad en estos puntos: se disponen mecanismos de participación, interactuando con el objeto… además de la creación de microclimas confortables que permiten una mayor estancia y confortabilidad en estos lugares.

Así pues, es un claro interfaz entre la obra y el colectivo, gracias a ser un objeto rico y con actividad en diferencia del resto.

Instalados en la no-ciudad como prótesis temporales, se usarán sólo hasta que la tara de inactividad y de acondicionamiento climático se haya corregido. Transcurrido el tiempo suficiente, estos dispositivos deberían desmontarse,permaneciendo los antiguos recintos como claros en el bosque.Por lo que se actúa en un proceso de regeneración de zonas estratégicas, llevando y dejando la actividad en el espacio público aún cuando estas instalaciones queden retiradas.

 

 

Dentro de la ciudad repetitiva, monótona y puramente residencial se crean estas instalaciones efímeras para crear actividad social, donde quedan focalizados los encuentros, reuniones y actividad en la calle.