La imagen corresponde a la fachada del Instituto del Mundo  Árabe del arquitecto Jean Nouvel.

La fachada de este proyecto es su principal elemento característico. Se encuentra conformada por un gran número de diafragmas de diversos tamaños que permiten un control de la entrada de luz natural al interior del edificio. Este control permite que la iluminación natural actúe a modo de artificial generando así diversidad de ambientaciones que se hacen presentes en el suelo de cada una de las plantas creándose así una sensación de continuidad entre el paramento vertical y horizontal. Se juega con la idea de espacios volcados al interior y al mismo tiempo complementados por el exterior. Las tesis de la domótica y la iluminación se hacen presentes en este proyecto.

Anuncios