El vídeo elegido para la construcción de la maqueta es un fragmento de la película Dark City (Alex Proyas, 1998). La película trata la coexistencia de dos mundos: por un lado el de los seres humanos, y por otro el mundo de “los ocultos”. Estos seres tienen la capacidad de adormecer a las personas y alterar a la ciudad y a sus habitantes. Otra de las condiciones que tienen estos seres, y que posteriormente servirá para la construcción de la maqueta, es la ausencia de luz dentro de la ciudad. Se trata de un mundo donde constantemente es de noche ya que “los ocultos” no la toleran.

Las tesis referentes al mundo otaku a las que responde este fragmento de vídeo son:

– EL MUNDO OTAKU ES UNA REALIDAD METAFÍSICA VINCULADA CONTINUAMENTE CON EL MUNDO REAL.

Como ya se ha comentado antes, existe una coexistencia de dos mundos en uno mismo, al igual que sucedía con los otakus. Por tanto, existen dos perspectivas distintas que coinciden en un mismo punto: el individuo.

– EL MUNDO OTAKU ES PROGRESIVO, ACUMULATIVO Y GENERACIONAL.

Viendo el fragmento de vídeo en el que “los ocultos” cambian a su parecer la ciudad, se puede ver que dichos cambios son permanentes, es decir, no desaparece nada, sino que se va modificando. Los edficios cada vez son más altos de manera que la luz solar cada vez incide menos dentro de la trama urbana de la ciudad.

– LA IMAGINACIÓN COMO CONEXIÓN ENTRE LO REAL Y LO OTAKU.

En este caso es la propia mente la que es capaz de percibir esas dos realidades o perspectivas a través de una inyección.

El mecanismo de construcción de la maqueta se ha generado a partir de las dos perspectivas mencionadas anteriormente: la de “los ocultos” y la de los habitantes de su mundo. Por esta misma razón, existe en la maqueta una coexistencia de dos niveles que se corresponden a estas dos perspectivas. Por un lado, y correspondiéndose con la manera de percibir la ciudad de “los ocultos” se genera una capa superior y de mayor altura que la de los habitantes, de manera que se genera una malla que va tapando por completo la estructura inferior y materializando un plano inferior oscuro. Esta malla no es totalmente opaca por todos sus lados, sino que se genera poco a poco, provocando un degradado de luz en el plano inferior. Por tanto, son “los ocultos” los que, a mayor número de elementos generados en la malla, constituyen una ciudad con ausencia de luz y generan en el habitante distintas conductas según sus mecanismos.