Las tesis aplicables al vídeo son: “la batalla sin violencia”, “el enfrentamiento como modo de vida” y “el cartel como medio de difusión”.

En la escena vemos que, a partir de un hecho desencadenante (llegada del amigo con el cartel de una competición) los dos sujetos se dedican a entrenar noche y día para ella. Sobre todo me interesa cómo, sin mostrarlo explícitamente, la forma de suceder los planos crean esa idea de batalla entre ambos en el entrenamiento. Si lo aplicamos a la experiencia adquirida en las entrevistas con hiphoperos, nos damos cuenta que los movimientos que hace uno y otro, aunque análogos, no son iguales. Es aplicable la tesis “ciudad de la innovación”, pues si hay algo que esté muy mal visto es copiar al adversario.

Por ello, mi espacio viene configurado por la formación de ambos individuos, el conocimiento que muestran, que poco a poco va aumentando de dificultad y que no es igual el de uno al del otro, se complementan. En la maqueta he creado dos volúmenes que reflejan ese aprendizaje. Al igual que el mismo, la maqueta no es estática, sino que va creándose poco a poco, aumentando las piezas de volumen a medida que ellos aumentan el nivel de dificultad en sus acciones. Al fina, tenemos dos volúmenes totalmente complementarios que formarían un cubo perfecto, al igual que más adelante, en la película, ambos sujetos se unen para bailar juntos y consiguen ganar a otros.

El hecho de los colores es porque el blanco refleja toda la luz que le llega y el negro la absorbe toda, con lo que  pretendía reflejar que lo que uno no quiere, el otro lo coge. Los colores de alrededor son neutros pues en el videoclip, los focos de luz se centran en los sujetos, en la maqueta, al ser negro y blanco y el resto neutro, la atención también se centra en los volúmenes.