Forma natural: Caracol africano

Tesis:

-Anulación de sentimientos respecto al resto (androginia)

-Anulación del exterior

-Soledad individual crea espacios confortables

En inicio, el caracol me resultó interesante por ser un animal hermafrodita, lo que cumplía la tesis de la androginia; una vez que estudié más a fondo sus características, decidí centrarme en una cualidad que claramente lo distingue de otras especies, es capaz de esconderse en sí mismo.

Los caracoles crean el movimiento alternando contracciones y elongaciones de su cuerpo, yo he decidido analizar únicamente el movimiento que se produce en el proceso de ocultación dentro de su concha.

Estos seres vivos además, segregan un tipo especial de mucosidad en la zona más exterior de su concha, que se polimeriza, y crea el opérculo, que hace que el caracol pueda alejarse de condiciones adversas del exterior que pueden afectarle durante el periodo de tiempo que necesiten.

Respecto a su movimiento interno, podemos observar que el mecanismo que crea para salir de su concha es siguiendo su geometría y continuando la espiral como si siguiese dentro de su escondite, hasta que emerge totalmente su cuerpo, momento en el que se estira hacia el lugar al que quiera dirigirse.

Cuando el caracol se esconde, realiza este mismo proceso pero invertido, no perdiendo en ningún momento la línea de su geometría.

También cabe destacar como se forma su concha o escondite, de proporción áurea, añadiendo compartimentos de menor a mayor tamaño, según el cuerpo del caracol va creciendo, hasta el momento en el que deja de aumentar y comienza a reproducirse.