Forma naturalez

El estudio de la visión de los Estomatópodos responde principalmente a la tesis de la percepción: “Percepción de la realidad varía en función de cada personaje”. Partiendo de esta base, se piensa que puede ser buen objeto de estudio aquella forma de vida que presente la visión más compleja conocida sobre nuestro planeta, el CAMARÓN MANTIS.

El camarón mantis cuenta con la percepción visual más compleja en todo el mundo animal conocido. Entre sus condiciones básicas destaca la división de su espectro de color en 12 tonos, mientras que el del ser humano lo hace en 3, la visión de rayos infrarrojos, la visión de rayos ultravioleta, la visión estereoscópica con un solo ojo y la polarización de la luz circularmente, lo que le hace único.

Muchos de los mecánismos que aplica el camarón mantis son los mismos que utilizamos en gafas polarizadas o en filtros para cámaras de fotos, en la actualidad, la estructura visual del camarón mantis no está completamente definida y sigue en investigación. Los últimos estudios afirman que gracias al estudio de la visión de estos animales se han encontrado aplicaciones para la fabricación de nuevos dvd´s con mejoras asombrosas. Todos estos conceptos, en los que se encuentran respuestas tecnológicas a partir de representaciones naturales, responderían a la tesis de la domótica y el futurismo: “La domótica es fundamental”.

En cuanto a la visión del camarón mantis, observamos que cuenta con un ojo compuesto dividido en 3 regiones: Una banda central y dos hemisferios laterales, pues bien, va a ser en la banda central donde se van a producir todos los procesos visuales que nos interesan.

La banda central cuenta con 14 de los 16 fotorreceptores que se encuentran en el ojo. Estos 14 fotorreceptores se alinean a partir de 6 omatidios y la sucesión de estos 6 componen la banda central.

En la imagen se puede observar la distinción de colores que hemos hecho para cada tipo de omatidio según su función. Los omatidios 1 y 4, marcados en tonos marrones, poseen canales independientes de color espectral que asumen la visión más básica. Los omatidios 2 y 3, marcados en tonos verdes, poseen filtros de color intrarhabdomal y por último, los omatidios 5 y 6, marcados en tonos azules, estarían encargados de la visión polarizada.

Esquemáticamente, se puede observar que un omatidio tipo consta de ocho células receptoras, de entre ellas destaca una, que se piensan son las captadoras de visión ultravioleta.